Los pimientos del piquillo asados llegan a Iruñamercado

Gastronómicamente puede que esta época del año sea la que más me gusta. Ya mencioné los pimientos del piquillo en la entrada de fetichismo gastronómico. Eso sí, de temporada, asados con gas y preparados en casa. Es que me ponen! También, para mí, tienen un carácter emocional importante. Por un lado, desde pequeño he preparado con mi madre pimientos en casa. Al principio los asábamos a la brasa en la bodega (menuda matada) y después los comprábamos ya asados en la mítica curva de Puente la Reina, los limpiábamos y embotábamos durante esas tardes de domingo otoñales. Por otro lado, no sé si ya os había contado, yo viví en Puente la Reina interno durante 3 inolvidables años. Uno de los grandes recuerdos que tengo de entonces eran también los domingos de otoño que, después de misa, teníamos el día libre y engañábamos a la madre de uno de los compañeros para que nos asase uno o dos kilillos de pimientos (normalmente no asan menos de 5…). No sé si le pagábamos 150 pesetas… Seguido los limpiábamos y se los dejábamos a la cocinera que nos los preparaba casi confitados con ajitos y nos los metía tal cual entre pan y pan. Así con el aceitillo anaranjado lleno del sabor del pimiento y el ajo mojando las rebanadas… QUE BUENO EL BOCATA DE PIMIENTOS DEL PIQUILLO.puente15

Actualmente, el tema de los pimientos ha crecido y ese mercado de la curva, enfrente de la cooperativa agrícola, lo han trasladado a la Campa de la Fundación Mena. En esta explanada colocan 8 generosos puestos donde puedes encontrar diversas variedades de pimientos (piquillo, pico, najerano…). Los pimientos te los puedes llevar en crudo, asados o asados y limpios. El precio de los pimientos asados a día de ayer era de 1,65€/kilo. Sin asar suelen estar alrededor del euro y ya limpios alrededor de 3€/kilo.puesto

Antes de comprar hay que pensar en varios factores. Hay que tener en cuenta que el peso de los precios anteriores es del producto en crudo. Una vez asados bajan a la mitad de su peso aproximadamente y una vez limpios se quedan en una tercera parte. Por ejemplo, ayer compre 10 kilos y después de asar rondaban los 5. Después de pasar la tarde pelando y limpiando, esos 10 kilos se quedaron en aproximadamente 3 kilos de pimiento. Así que, habiendo pagado 16€, finalmente el kilo de pimiento limpio queda en unos 5,5€ comprándolos asados. Si no te apetece limpiarlos, quedarían sobre los 10 €.asa

También debes de tener en cuenta la limpieza de los mismos. Por un lado, según estén mejor o peor asados, son más fáciles o más difíciles de pelar. Toda la familia confiamos siempre nuestros pimientos al puesto de Nieves (tel: 667970834). Los dejan bien asados y muy fácil de pelar. Por otro lado, aunque estén fáciles de pelar, esta tarea lleva un tiempo. Dejar los pimientos bien limpios, sin pieles ni pepitas puede llevarte 20 minutos el kilo (en crudo). Unas 3 o 4 horitas los 10 kilos. Eso sí, en compañía siempre es más ameno y el trabajo se divide entre el número de participantes.limpia

Finalmente esta el tema de la conservación. Para casa hay dos modos principalmente. Se pueden embotar o congelar. Ayer, como tenía unos botes vacios, unos pocos los emboté para mostraros como se hace y otros pocos los congelé. Eso sí, lo mejor y mas fácil si tienes espacio en el congelador es meter los pimientos en bolsas de congelación o paquetillos de film transparente y olvidarte. Si prefieres embotar, por eso de abrir y consumir, el único rollo es que tienes que hervir los botes en agua durante, mínimo, 30 minutos. Además debes de fijarte que después de hervir los botes se haya creado bien el vacio (se ve como la tapa esta abombada hacia dentro). Si cuando abras el bote no escuchas el típico “pop” es mejor desechar ese bote. Por eso mismo, la congelación es la solución más cómoda y eficiente.puente18

Para no enrollarme más, os recomiendo fervientemente que os paséis por el Mercado de Pimientos de Puente, o otro que os quede mejor, y compréis pimientos del piquillo asados para todo el año. No tienen absolutamente nada que ver con los comerciales y pelarlos en familia, con amigos, en buena conversación es todo un lujo. Sin olvidarnos que comerlos de esta manera es un privilegio que solo los de esta zona del país podemos disfrutar. VIVA EL PIMIENTO DEL PIQUILLO y la madre que le parió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *