Archivo de la categoría: Donostia – San Sebastián

Donostia-San Sebastián

Restaurante & coctelería La Madame

DSC12191

No encontrarás un sitio igual. Se caracterizan por su concepto innovador de buena comida y buena bebida en un ambiente moderno. En su página web, definen su idea como: “La Madame es un local con un concepto totalmente novedoso en San Sebastián que combina en un mismo espacio restaurante, coctelería y lounge.”. Traen a Donosti un local con estilo, cocina mayo7de vanguardia y cosmopolita al más puro estilo de las grandes ciudades con platos tan ingeniosos como la ensalada “Mi Propio Jardín”. Te sirven una lechuga hidropónica criada en un bote de la que tienes que cortar las hojas con unas tijeras de podar y recogerlas con una pinza de laboratorio. Muy cachondo el plato. A parte de las risas de la lechuga, te sirven una magnífica ensalada en paralelo para complementar.

 El resto de platos de su carta están tremendos. Destacaría las vieiras laminadas, los dumplings de cerdo, las gambas en tempura y el pollo katsu. Eso sí, en las dos veces que he ido no he probado todos los platos… De todos modos volveré y seguiré con la cata.

Respecto a las bebidas, tienen una larguísima carta de cocteles, cervezas (destacar la artesana de la casa) y vinos. La primera vez que fui, que me lo descubrió mi primo, cenamos íntegramente a base de cocteles. Mai Tais en mi caso. Puede parecer que no pega, pero la verdad es que entraban genial. Una gran cena!

     mayo8 mayo9 mayo10

Todo esto es posible al trabajo de la familia Montenegro y a su chef, el reconocido cocinero Kevin Patricio, que diseña la breve pero concisa carta con los platos destacados y alguno más que te sorprenderán. Con todo ello han conseguido aparecer en numerosos medios de comunicación, destacando una aparición en el New York Times.

Como siempre, la valoración. Por su concepto original y oferta sin igual, se llevan 4 de las 5 estrellas Mikelin. Y solo se llevan 4 porque, aunque coherente con su oferta, el precio es superior a lo que estamos acostumbrados y no se puede ir todos los fines de semana. Qué pena… Por cierto, me recomendaron acudir al brunch del fin de semana. En cuanto pueda, me escapo y os lo cuento.